31 ene. 2009

pintetes i tolons ok

Eos, la diosa, jugaba a probarse zapatos de tacon.
El noble Titono solo pasaba por ahi.

Levantando solemnemente el gintonic, Zeus concedio:
(se reiría mas tarde el cronida de la ingenuidad de su hija)
¡Titono, el bello, seria inmortal!

Eos comprendio volviendo de la luna de miel
que su marido habia empezado a envejecer eternamente

¿Tu que naces de la mañana, Eos, la de dedos de rosa,
sigues sufriendo cada noche el incesante fluir de esa voz de cigarra?

29 ene. 2009

Bandwidth Limit Exceeded

a aquesta hora d'avui el blog de la rothkovic no va
es una pena tan gran


Y vacía con b.


Noves Normes d'Accentuacio:


1) en general no es possen

2) en monosilabs confusos, potser, si hi queden bé.
3) nomes obligats els diacritics habituals, sempre que realment hi calguin.

Annex 1: poden canviar sense preavis.




Bonanova

Al sortir de la Teknon la nit fa olor a fresc.
Ahir vaig estar de guardia, que es com estar a uns campaments d'estiu perque a partir de les quatre de la matinada nomes queda aquella excitacio al punt del colapse, i pel mati estas ple de picades i tot sembla irreal. Encara em dura la resaca: duc a la panxa una lleugeresa com de colisio d'estrelles Tinc ganes d'ajudar a aquella senyora que tragina una taula. Tinc ganes de caminar a casa, muntanya avall fins al centre del mòn. Tinc ganes de plorar contra el coixi, a poc a poc. Una noia no em treu l'ull en tot el carrer que ens acosta, quan ens creuem em sembla que es gira i tot. Estara mirant a traves del forat.


26 ene. 2009

No snow, no show (for the eskimo)


El documental de balenes s’ha acabat i ja no tinc excusa per estar aqui, fent res, pero no puc apartar els ulls de la inmensa tela en blanc que es la pared del meu menjador. Penso en la rapidesa amb que es va extendre a Berlin la costum de fer mudances en carretons de supermercat i em sento taca d’oli. Decideixo inventar-me una historia, se m'acudeixen tres possibilitats.
Fora fà sol, i tant de vent que se’m mou el sofa i tot.

Lost, gran estreno del primer capitulo de la quinta temporada.

Al ver el badulaque se me ha ocurrido traer algo de coco-cola para ahogar la resaca. Afortunadamente he reprimido a tiempo el impulso de coger unas galletas de camino al mostrador: al pagar he descubierto que llevaba el dinero justo: una montaña de cobre acumulada a base de muchos asaltos de madrugada a la maquina expendedora del hospital. Si pude reprimir el impulso de las galletas fue porque me acorde de que ese golpeteo insistente en el muslo era un bombon enorme. Este bombon merece un buen cafe, pense antes de bajar, pero el paquete vacio que me encontre en la nevera resulto que ya era el de la despensa, asi que me meti la bola de chocolate en el bolsillo. Al salir del badulaque, de camino al metro, he buscado un cajero y he descubierto estar rodeado por ellos, casi me da miedo. He probado uno, dos, de acera en acera, jugandome la vida en zigzag para encontrar aun otro automata temporalmente fuera de servicio. Cuando empezaba a despedirme del cafe me he dado de bruces con el forzado matrimonio de neon azul y hierro forjado que caracteriza a los edificios historicos redecorados por La Caixa. Esos cajeros sí funcionaban, y en la enorme sala que antaño acogiera recepciones de carros de caballos y joyas deslumbrantes hoy se ha producido una aparicion:
el alma de las cosas
sencillas: concierto azul celeste en si sostenido (a 4 manos)
tic, tic, tic, tic, tic...
resonando astronautico en el inmenso espacio blanco,
musica amplificada hasta el granulado, sonido puro.
Con el billete aun calentito en la mano he salido a la calle directo al bar, enfrente del metro, uno solo por favor. Y he dejado el bombon encima de la barra de madera. No, no tengo mas pequeño, acabo de sacar el billete del cajero de ahi ... Pues invita la casa, me ha dicho el camarero,
y ha sonreido mientras me acercaba el bombon a la tacita de cafe.

Por eso llego tarde, pero lo dejare en un generico lo siento para que podamos empezar ya.




Luces (bis)



(based on neurocirujano de guardia's note)

Hay luces por todas partes.
Hay ese resplandor verde que me pita por las mañanas
hasta que abro los ojos, al fin,
y el torrencial de gotitas de luz siempre algo frias al principio.
Hay ese calor en el alma de cafe espeso y pagina por estrenar y luego
el sudor en el metro, mucho mas del que uno podria esperar
de un lugar tan palido y dormido.
Tambien hay la luz del primer buenos dias radiante del dia
y el juego de reflejos que esta dispara:
luces espejo, luces navaja, luces tequiero.

Despues todas las luces se tiñen de ese anaranjado languido,
brumoso, que acompaña a la tarde, y ya falta menos.
Deslumbrantes,
la luz de algunas sonrisas, la chispa de algunos aciertos.
El foco en la nuca.
El absurdo reir del no llorar.
Y esas luces de litoral titilando siempre en el horizonte,
a veces luna, otras navio.
(estas últimas son mis favoritas).

Puede que se amontonen triangulos de sombra,
que entre las luces se escabullan siluetas misteriosas,
(y a veces llega la noche con su oscuridad de trenecito entrando en el tunel
y es todo tan mierdo negro y palpable...
¡hay tantas escobas en l
os rincones!)
pero siempre hay luz... al final del tunel.