15 abr. 2014

queen's gambit accepted

Detras de la muerte de este pequeño peon viene un ejercito entero de ambiciones y flaquezas y fantasias a realizar, destinadas todas a maniobrar lentamente por un terreno emponzoñado y estruendosamente silencioso. Es asi, solo hay que mirar al horizonte. Pero aun sin curvas cabe la magia: fijate en cuantos caballos aterrizaron antes en la casilla exacta. Es dificil creerle al viento y sin embargo las nubes se vuelven violetas una y otra vez y ahi seguimos nosotros, soñando en si mover la torre o sacrificar el alfil. Lo normal es que uno de los dos gane o que uno de los dos se retire. Lo extraordinario, extraordinario y maravilloso, seria que el juego terminara con los dos reies solos y desnudos y abrazados en el centro del tablero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada