2 dic. 2013

it's not that easy being green

Tanca la porta i respira. Escolta't la por que t'han ficat al cos.
Respira. Escolta. Respira.
No la sents, la seva por, radera els seus retrets?

19 nov. 2013

hepatic flow

El Maestro todo lo da, y asi todo le es dado.
Tao Te King

Surto d'un intensiu d'hemodinamica hepatica. El ponent, bon amant, ha construit la situacio a foc molt lent: una vena aqui, una vena alla, molts de numeros relacionant-se entre si amb una cadencia ritmica i harmoniosa. Fins que de sobte tot encaixava i la clarividencia era absoluta... durant uns segons. De postre, sentencia culinaria: "com veieu, el fetge es mes complicat que un broquil: el fetge son dos broquils". Es complex. Es resumeix facilment, pero, en que no es pot comprendre l'inflow sense tenir en compte l'outflow. Ja ho deien els vells.

13 nov. 2013

soul eyes

Beu-te l'ostracisme amb vi blanc i somriu. Somriu. Somriu encara. Mai mes tornaras a parlar be, si es que algun cop vas fer-ho. Pero no per aixo hauries de deixar d'observar les meravelles que t'envolten. Fixa't, ha plogut al balco on viuen els bambus, aquest que tens a l'altre costat del vitrall. Ara infinitat de petites gotes d'aigua dormen molt quietes sobre les fulles verdes. Tan sols movent una mica el cap, aixi, pots posar-te-les entre els ulls i aquell fanal taronja: veus, has aconseguit un arbre de nadal. No esperis, no esperis res.

9 nov. 2013

el gran tiburon blanco

     La sala de reuniones es inmensa. Hay una larguisima mesa ovalada donde se encuentran cada mañana los profesores, los chef de clinique, los internos, la asistente social, la supervisora de enfermeria, la psicologa y aun un par o tres mas que no tengo catalogados. Hay una mesa redonda donde se apiñan los estudiantes, una mesa auxiliar con un par de ordenadores, armarios vacios, un monton de taburetes por todas partes, una cama plegable y una cinta de running. Y hay un ricon donde nos sentamos yo y otro que viene de Rennes. Las paredes son blancas y el mobiliario de plastico, algo destartalado; pero no importa porque la sala siempre esta a media luz: la domina el proyector sobre la pared principal y un desfilar incansable de cortes magnificados de nuestros pacientes.

     Cada mañana es igual. Algunos entran con la legaña y el cafe humenate, otros llevan ya rato corriendo por los pasillos. Veinte, treinta personas, se sientan y empiezan a apuntar cosas en hojas que sacan de los bolsillos hasta que alguien, siempre el mas veterano que haya en la sala, coge una lista y empieza: Mr. N'importequoi? Y el interno de turno empieza a contar la historia de Mr. N'importequoi dando mas o menos rodeos en funcion de cuan claras tenga las cosas. Y asi, religiosamente, un paciente tras otro, siempre con el escanner correspondiente corriendo de fondo y alguna que otra interrupcion menor.

     Entonces entra el jefe, Monsieur le Professeur Jaques Belghiti. Uno lo sabe porque el silencio se hace repentinamente profundo. Y por el bigote. Alquien se levanta para dejarle su silla pero el la rechaza amablemente, coge otra y se sienta en segunda fila, al lado de la puerta. Es evidente que no le hacen falta ni un trono ni un baculo para reinar. Cuenta la leyenda que Mr. Moustache suspendio el bachillerato, que era un bala perdida. Hasta que un dia decidio convertirse en un genio y desde entonces el resto. La sesion continua pero algo ha cambiado, todo el mundo se encoge un poco y ordena sus papeles sin que haga mucha falta, solo como para apartarse del camino que en cualquier momento tomara el gran profesor. Y lo hace, en seguida, apenas le ha dado tiempo de ubicarse que ya da un respingo y corta al interno, attente, attente, y lanza una pregunta al aire que nadie parece querer recoger. El admite estos segundos de pausa, se acomoda de nuevo en la silla, se toca el pelo, corto, ralo, cano, y vuelve a la carga. Uno se da cuenta enseguida de que tiene la cabeza muy clara y los conceptos muy ordenados. Cuando alguno intenta escaparsele cierra la mano con fuerza y lo trae hacia si, apretando el puño hasta exprimir la palabra exacta. Otras veces baja la voz a media frase, cierra apenas un segundo los ojos, y uno puede imaginarselo cogiendo mentalmente carrerilla para envestir los detalles irrelevantes que se interponen entre el y el nucleo del problema. Habla con prespectiva, desde el mas alla, siempre un paso por atras y un paso por delante. Y la pregunta es sencilla, en realidad.

     Mr. Sauvenet, que tambien ostenta cargo de profesor en lo suyo, suelta alguna tonteria. A pesar de que nadie se atreve a reirse el ambiente se distiende un poco, lo suficiente para que alguien tartamude algo. Por toda respuesta Belghiti hace un ademan condescendiente y le lanza una mirada profunda, como enfadado de no oir lo que esperaba. Es severo. No es malvado, pero es severo. Finalmente pide que le coloquen una imagen concreta del escanner y suelta algo como "los pequeños no saben" (los "pequeños" no son los internos sino los otros, los que llevan años trabajando con el y han hecho cosas que la mayoria de los cirujanos del mundo no se atreveran a hacer nunca), "ellos no entienden los riesgos... te estoy preguntando a ti, Dokmak, ¿porque no lo hacemos?". Dokmak es el principe. Siempre duro como una piedra, ahora que esta acorralado pone cara de niño y empieza con una ligera sonrisa y un timido "en mi opinion...". Pero nunca acaba la frase porque el gran profesor la recoge y la termina por el: "...porque no sabemos hacerlo, esa es la razon... pero esa no deberia ser una razon". Y la sala se llena de verguenza, aun cuando nadie puede culpar a nadie por no saber hacer lo que nadie en el mundo sabe hacer. "Bref. Soy marroqui, ya lo sabeis, no puedo evitar irme por las ramas". Y cruza los brazos como dando permiso para continuar la sesion. Se aburre al cabo de un rato, o tiene otras cosas que hacer. Se levanta discretamente y desaparece pasillo abajo.

     Seguramente haya un lugar donde le llamen Jacques, o Jac, o vete tu a saber. Unas pantuflas roidas, una suegra impertinente. Me pregunto, entre otras cosas, como se siente el gran Profesor Jacques Belghiti cuando ante esa misma mirada severa su hija se encierra de un portazo en la habitacion y pone la musica a todo volumen.

31 oct. 2013

Les Footballeurs

     Hay pocas cosas mas preciosas que la primera vez que uno esta enamorado en Paris. Y en el pompidou, hace aproximadamente tres vidas o exactamente dos lustros, expusieron a Nicholas de Staël. Nadie conoce a Nicholas de Staël, que se tiro de su balcon tras apenas quinze años en el oficio cuando un critico desprecio su obra. La Tachen no lo ha considerado digno de su coleccion de tapas blandas y lomo negro y nunca he vuelto a oir pronunciar su nombre. Nosotros entramos muy enamorados, contemplando las obras fundidos en un solo abrazo, un abrazo profundo pero un abrazo de lejos, apenas rozarse la mano mientras uno salta a la siguiente sala y el otro sigue silenciosamente cautivado por la anterior, sin que se rompa el puente. Y salimos cada uno por su lado, violentamente. Al principio no entendia nada. El dia anterior la habia obligado a ir al Louvre, idiota de mi, y esa era su venganza. ¿Ves el mar? decia, pero ahi no habia nada, solo un rectangulo azul, otro rojo, otro blanco. Ahora en los museos me da por gritar, me da por correr, me excita el recogimiento y todas esas cosas enormes que entran y no saben aun donde meterse. Pero entonces no entendia nada. Miraba y miraba y me iba quedando atras. Hasta que encontre a los grandes futbolistas y entendi; como alguien que despues de haber oido la misma cancion un millon de veces reconoce de repente las palabras del idioma extranjero y puede transformar el canto en mensaje sin perder la belleza del canto. Ella volvio a aprecer y me estiro suavemente de la manga: estaban cerrando. Volvio a estirar. Volvio a estirar. Pero yo resople y segui hipnotizado hacia la siguiente sala, furioso como un leon al que hubieran apaleado a medio orgasmo.
 
     Y tanto tiempo despues, al girar la esquina y encontrarme de frente con esa mole... me he vuelto a sentar, en esa misma explana inclinada donde me sente esa vez, a su lado, sin que ella se dignara a levantar la cabezota que tenia atrapada entre las rodillas mientras yo le explicaba algo como oye, que no tiene nada que ver contigo, en serio, es otra cosa, como una eclosion, no se... no me creeras pero ahora mismo lo estoy viendo todo en formas geometricas, ahora mismo, mientras te hablo, tu eres un circulo muy negro y otro circulo marron y un rectangulo rojo... y, bueno, tu puedes enfadarte si quieres pero no entiendo el porque porque tu me has traido aqui y yo no quiero que esto se me pase nunca. Sencillamente le hubiera dicho... pero estaba en un lugar que quedaba mas alla de las palabras, y al que ahora se volver a voluntad.

     Paris fue una fiesta pero ya no. Ahora es mas como un gran juguete viejo que uno encuentra en el desvan. A decir verdad, la gruesa capa de polvo no la trae el objeto sino el sujeto, que mira y solo siente de lejos. Pero es lo que pasa con los juguetes viejos, que ya no sirven como juguetes sino solo como recuerdos. Y si bien todo esto pueda sonar melancolico, en realidad no lo es: si se perdieron los vaivenes del oleaje oceanico se gano en la profundidad del azul. No es triste, sobretodo no es triste. El metro sigue oliendo a violeta y de noche el pompidou tiene un gusano de luz que zigzaguea en la fachada.




10 sept. 2013

Ain't no hang-man gonna

Hacia tiempo que no entraba en una casa asi, pequeña, alta, abierta. Flores en el rellano, libros por todas partes. Madera. Un gato con los ojos muy verdes. Una mesa redonda en medio del minusculo comedor. La puertecita a una balcon o una terraza. El resto me lo puedo imaginar: un millon de especias, el te a media tarde, alguna que otra botella de vino de mas mientras el horno se agita. Seguro que tiene un pequeño altarcito de potingues en el baño y una cortina de colorines. O fue de colorines hace unos años y ahora es de un color cremoso, azul quizas, o gris. Me explica la liason. Me corrige una y otra vez. Durante un segundo consigue que distinga claramente las diferentes tonalidades de E que ella es tan facilmente capaz de moldear con los labios. Al salir es aun de dia. Brilla mucho el sol, de hecho, o puede que solo sea la novedad. Cruzo la plaza de francesc masia pensando en cuando esa plaza era el final de mi mundo. Despues venia el turoprak como un bosque oscuro y peligroso y ya no mas. La vida. Me acerco a l'illa, bajo a la fnac. Voy a comprarme un libro de ejercicios de gramatica francesa. Recibo la enesima foto de la hija de cristian, que apenas sabe abrir un ojo, y todo es de repente (otra vez) una gran pescadilla que se muerde la cola.

11 ago. 2013

blau

Si alguna vez logre saquear troya, si alguna vez emprendi el camino a itaca... eso ya no importa: ya no soy el ingenioso ulises sino la paciente penelope y todo el mundo me dice que el barco no va a volver. Ahora mi viaje es domestico. Hago. Deshago. A medida que se enfria la superficie me abro camino entre las brasas. A veces crepitan. Como de profundo sere capaz de llegar, que nuevos monstruos extraños me encontrare en el camino (esos que lleve dentro del alma), solo los dioses lo saben. Ciega, sorda, muda... espero. Al atardecer bajo a la playa, me siento en la arena, busco en el horizonte. Las olas estan agitadas hoy, no es buen dia para entrar en el puerto: mejor que no haya llegado; mejor que vaya a llegar mañana. Y asi.

12 may. 2013

will you sing me like a hymn

La papallona estava alla, a un raco de la pista, tros de bosc caigut al verd mineral. La mirava de reüll cada cop que. I perdiem, irremediablement. Ho feiem be, a estones, pero la pilota finalment sempre botava una mica massa aqui o massa alla. Tremolava. Jo encara volia guanyar, m'obligava a enrabiar-me i totes aquestes coses... pero la papallona tremolava. Batia lleugerament les ales i es movia, un diria, cap a la linea blanca, cap al raco brut. La mirava de reüll cada cop que. Va ser aixi, escoltar l'ultim crit esmorteït del plastic transparent i entendre simultanement que la papallona feia ja molt que estava morta, que nomes la bressava el vent. Perturbador. Com pot un pretendre guanyar si es fixa en aquestes coses. 


. Verda, la pista, rebossada d'una sorra molt artificial . De colors de bosc al vespre, la papallona. Menys cursi del que sona perque tremolava... -- La veia lluitar contra el vent a llocs lleugerament diferents cada cop,-- Batia lleugerament les ales i es movia, una mica nomes. La mirava de reull cada cop-- --per sacar el punt que ens faria perdre vaig -- Jo encara volia guanyar, realment em concentrava i apretava les dents a l'inici de cada p.

30 mar. 2013

friccions

la hipofisi com a campana i com a sensor, punteta de radar, i un fil de liquid que amplifica les onades esquena avall. el cul no li diu al cap que vol cagar mitjançant una serie de nervis que pugen i baixen, al menys no nomes. el cul ressona en una freqüencia que el cap coneix, i aixi s'entenen. riure, plorar, pixar, badallar: tot un joc de freqüencies. les lentes caricies dels budells. explosions, estravades, musculs, tendons. la caixa de ritmes del pit, el cor, el pulmo, cor cor cor pulmo cor cor cor pulmo cor cor cor. la sang esgarrapant les parets a polsos, ara si, ara no. i tota aquesta sinfonia amb que sense escoltar-nos ens parlem a nosaltres mateixos. hi ha els nervis, les hormones i aixo, que no te nom fins on jo se.



4 mar. 2013

Afterglow

Silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci silenci.

S' ilenci.