13 mar. 2009

Al baile!

(A veces me confundo y me creo que viajar es encontrarse con lo desconocido. Y no es asi, para eso esta la National Geographic y la media hora de despues de comer. Pero a veces me confundo, y entonces me entra como un desazon y una pereza en la retina. Esto ocurre, generalmente, como respuesta a una exclamacion de sorpresa que no comparto. Igual de brusco que empieza termina, cuando recuerdo que no viajo para descubrir, sino para entender)

Las Terrenas es un paraje aun olvidado (mentira, los terrenos de la costa ya estan vendidos, a la espera de la terrible llegada de las excavadoras). El pueblo es pequeño, apenas cuatro calles, y en dos noches ya nos conociamos todos los bares. La tercera repetimos mojito, volviamos a estar solos en la terraza. Despues de desgajar agradablemente otro trocito de nuestras vidas, Ale y yo volviamos a la pension cuando la musica nos llamo desde una esquina. La seguimos por la callejuela hasta desembocar en una placita donde un grupo tocaba bajo un par de focos y un monton de gente iba de aqui para ahi, en la barra, en las mesas, en la improvisada pista de baile. Habiamos encontrado finalmente el corazon nocturno de la comunidad. Mas alla del sorprendente espectaculo que ofrecian las occidentales de todas las edades moviendo torpemente las caderas ante sus negrotes fornidos y sensuales, en los apenas quince minutos que pasamos en esa plaza la bachata dejo de ser a mis oidos ese ruido dulzon y mas bien molesto que sonaba sin descanso en todas las emisoras del pais para convertirse en un ritmo alegre, social. Pura vida.

1 comentario:

  1. 3 gintonic, un tequila e non sentirli. nell'illogica percezione della vita ti arrendi a regole non scritte e disequilibri evidenti: le europee cercano il negro, gli europei cercano le europee. qualcosa non funziona. ed eccoci a giocare a sportellate con le bionde americane , rincorrendole come fossero l'ultimo treno da non perdere. ci si arrende al fatto che non siamo dei bigBambo e si torna a casa ipotizzando l'ennesima teoria, l'ennesimo labirinto mentale per poter dormire in pace con noi stessi. buonanotte, Ale

    ResponderEliminar